Muerte de Joseíto Mateo entristece el arte dominicano

El fallecimiento del merenguero dominicano Joseíto Mateo, quien se encontraba hospitalizado por complicaciones de salud, ha llenado de tristeza a toda la sociedad dominicana. El deceso del artista se produjo a las 11:45 de la mañana del viernes. Fue diagnosticado de leucemia.

El legendario artista, fue sido reconocido en República Dominicana con múltiples premios, incluido el Gran Soberano que en 2004 le entregó la Asociación de Cronistas de Arte y el Premio a la Excelencia del Grammy Latino en 2010.

Su talento lo llevó a Cuba en donde cantó junto a Celia Cruz, entre otros artistas. Posteriormente viajó a Puerto Rico para formar parte de la legendaria banda El Gran Combo.

“El diablo Mateo”, como por muchos años lo presentó su inseparable amigo, el comunicador Rafael Corporán de los Santos cada vez que iba a la televisión, tuvo una historia llena de emoción, de pasos importantes por escuelas musicales de diferentes países. Con su muerte, este viernes, a los 98 años, deja un valioso legado musical en el ritmo que identifica a todo un pueblo.

Su huella quedó plasmada en La Orquesta San José, La Sonora Matancera, El Gran Combo, en fin, su legado es y será siempre importante para las nuevas generaciones de artistas y merengueros que necesitan hoy de estímulos y motivación para continuar en esta carrera, en la que él supo cultivar muchos logros, representando nuestra música, símbolo de identidad de la dominicanidad por más de cinco décadas.

El inicio oficial de Joseíto Mateo en el canto se dio en la Orquesta San José cuando hicieron un llamado a cantantes para una prueba. El director era el cubano Julio Gutiérrez. “Él me preguntó lo que cantaría y le dije El Muñeco, una guaracha, que estaba de moda, él me miró y le dijo a los demás, pueden retirarse todos, me quedo con él (Joseíto)”, había contado a LISTÍN DIARIO, que en esa orquesta duró doce años.

“Cuando estuve en la escuela de canto de la Voz Dominicana, mi maestro me dijo que para cantar se necesitaban tres cosas: voz, voz y voz. Después que tienes voz, entonces te pueden enseñar a cantar y vocalizar”, había declarado el merenguero que pisó Cuba en el año 1955 para luego cantar en la Sonora Matancera, ante la ausencia de Alberto Beltrán.

“Él dice que yo soy el rey, pero él es el que manda”, era una de las expresiones que usaba para referirse a su colega y “rival” músical, Johnny Ventura, con quien siempre discutió la pertenencia del título de “Rey del merengue”.

Y a propósito de esa discusión, en buena lid, que siempre existió (si él era el Rey o Johnny Ventura), es bueno señalar que fue en 1955 cuando Joseíto lo adoptó, a propósito de su primer disco, al que tituló de igual manera. Ese mismo año realizó su primer viaje a Cuba, donde formó parte, junto a la fenecida cantante Celia Cruz, de la legendaria agrupación musical Sonora Matancera.



Deja un comentario

Subscribe To Our Newsletter
Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.
Subscribe!
close-link
X
A %d blogueros les gusta esto: